º


Trivia Cites

La CITES fue suscrita por Chile el 16 de septiembre de 1974, siendo el octavo país en hacerlo. En 1975, el Gobierno la aprobó y transformó en Ley de la República. De esta forma, este año el país conmemora 4 décadas desde que la Convención entrara en vigencia. Desde el 8 de marzo de 2010 se discute en el Congreso Nacional una ley especial para lograr la plena aplicación de la Convención.

Actualmente son 181 los países o “partes” que han firmado la CITES, comprometiéndose a proteger la biodiversidad mundial a través del control del comercio internacional.

La CITES comprende más de 300 especies que habitan los ecosistemas terrestres y acuáticos del país. ¿Podrías nombrar alguna?. Aquí te damos algunas pistas. Nuestro emblema patrio, el Escudo Nacional, considera dos especies nacionales emblemáticas y protegidas por la Convención. La popular caricatura Condorito o incluso la mascota de la Copa América, también. ¿Y qué hay del animal más grande de todo el mundo?. ¿Adivinaste ya?. Se trata del Huemul, el Cóndor, el Zorro Culpeo y la ballena azul, todas especies que son parte del patrimonio natural de Chile y están protegidas por la CITES.

No nos olvidemos de la flora. ¿Sabes nombres de plantas protegidas por CITES que sean típicas de Chile?. Pensemos en nuestros bosques, por ejemplo. ¿Hay algún árbol que reconozcas? ¡Exacto! La Araucaria, el alerce y el ciprés de las Guaytecas, son tres especies CITES emblemáticas de nuestro país.

El 3 de marzo se ha instituido como el día Mundial de la Vida Silvestre, fecha en que se conmemora CITES a nivel internacional

A través de un esfuerzo público-privado, en el que convergen diversas organizaciones, se trabaja diariamente por la aplicación de la Convención. Estos son los guardianes de nuestra biodiversidad:

Gobierno. Nuestro país ha designado un Comité Nacional CITES, el cual se encuentra integrado por diferentes instituciones, divididas en tres clases de autoridades:

  • Las Autoridades Administrativas: son quienes otorgan permisos o certificados para la importación y exportación de las especies incluidas en CITES. Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), para la fauna terrestre y flora no forestal; Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (SERNAPESCA), para especies hidrobiológicas; Corporación Nacional Forestal (CONAF), para flora forestal; Comité Nacional CITES, Ministerio de Relaciones Exteriores (DIMA), entidad coordinadora nacional.

  • Las Autoridades Científicas: son las que cumplen una función de asesoría y de apoyo a las autoridades administrativas al evaluar el riesgo para las especies producto de su comercio e identificación de las mismas. Museo Nacional de Historia Natural (MNHN) - fauna terrestre y flora no forestal; Instituto Forestal (INFOR) - flora forestal; y Universidad Austral de Chile (ELASMOLAB) - fauna hidrobiológica.

  • Las Autoridades de Observancia: son las que apoyan por que la Convención sea cumplida correctamente. Jefatura Nacional de Delitos Contra el Medio Ambiente y el Patrimonio Cultural de la Policía de Investigaciones de Chile (JENAMA-PDI); Departamento OS5 de Carabineros de Chile (OS5).

  • Otras autoridades: además de las antes mencionadas, participan de la aplicación de la CITES instituciones claves para su control fronterizo, rescate, investigación y juzgamiento. Ministerio del Medio Ambiente, Servicio Nacional de Aduanas, Ministerio Público y Poder Judicial.

Organizaciones no gubernamentales sin fines de lucro. Además del Estado, existen diversas organizaciones no gubernamentales que cumplen un rol de apoyo en la aplicación de la Convención CITES, destacando de manera importante los centros de rescate y rehabilitación que reciben animales para su mantención y cuidado.

Al resguardar las especies CITES, se protege la biodiversidad

A nivel internacional, hay especies emblemáticas que están seriamente amenazadas por el tráfico ilegal. Es el caso del cuerno de rinoceronte o el marfil del elefante. En Sudamérica también existe un importante comercio ilegal de plantas y animales silvestres.

Chile no está al margen de esta realidad. Y existen, como veremos, variados ejemplos. El emblemático caso “El Arca de Noé”, es ejemplificador. En un patrullaje rutinario de la Gobernación Marítima de Arica, en enero de 2009, fue abordada una embarcación chilena proveniente de Perú. Luego de la inspección, fueron encontradas 400 animales: 2 Tucanes, 11 Caimanes, 20 Guacamayos, 20 Loros, 27 Ardillas, 40 Tortugas de tierra y 308 Tortugas de agua. El valor comercial de este decomiso, según La Tercera, alcanzaba los 88 millones de pesos.

Un paso importante para detener el tráfico es la educación, informándose sobre cómo opera y qué motiva el comercio ilegal. Te invitamos a ser parte de la solución, protegiendo la biodiversidad nacional y mundial.

El tráfico de vida silvestre es el cuarto en importancia mundial, luego de la trata de personas, armas y las drogas.

¡Amarradas dentro de un calcetín y escondidos en un auto!

Un conductor de nacionalidad chilena fue sorprendido por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), Autoridad Administrativa CITES, en el Paso Los Libertadores, intentando internar al país ilegalmente reptiles. En distintos compartimiento de su automóvil, fueron hallados especímenes animales vivos envueltos al interior de calcetines, entre los cuales venían ejemplares de serpientes protegidas por la Convención CITES. Se decomisaron 4 dragones barbudos, 2 pitones albinas y 1 gecko leopardo. En el mercado nacional, estas especies alcanzan en total un valor de 2.170.000 pesos.

Chile tiene un total de 35 pasos fronterizos terrestres: 29 con Argentina, 5 con Bolivia y 1 con Perú. En todos ellos está presente SAG, realizando labores de fiscalización para prevenir el tráfico de vida silvestre, entre otras funciones. Participan además del control fronterizo el Servicio Nacional de Aduanas, Carabineros de Chile y la Policía de Investigaciones.

Los reptiles y aves exóticas son ejemplos de animales que han ingresado ilegalmente a Chile.

¡Amarradas dentro de bolsas, escondidas en el motor o en las ruedas de un auto!

En el Paso Los Libertadores, en agosto de 2013, un perro entrenado del Servicio Agrícola y Ganadero logró detectar en un vehículo provente de Argentina 27 aves exóticas amarradas dentro de bolsas y en dramáticas condiciones de salud: 7 Cardenales de copete rojo, 2 loros Aratinga weddelli, 2 loros habladores Amazona aestiva, y 5 tucanes Toco. En el mismo paso fronterizo, en febrero 2014, otro perro entrenado de Aduanas detectó 6 loros Amazona aestiva, escondidos en bolsas a un costado del motor de un vehículo.

La Policía de Investigaciones ha realizado un total de 655 incautaciones de especímenes de fauna CITES entre 2012 y 2014. El 79% de éstas correspondió a aves.

En febrero de 2014, funcionarios del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (SERNAPESCA), Autoridad Administrativa CITES, junto a efectivos de la Armada, decomisaron 116 aletas de tiburón desde una embarcación artesanal que se encontraba en el muelle fiscal de Antofagasta. En agosto 2012, la Brigada de Delitos contra el Medio Ambiente y el Patrimonio Cultural de la Policía de Investigaciones (BRIDEMA-PDI), Autoridad de Observancia CITES, sorprendió a dos extranjeros intentado vender en la cuidad de Iquique especies y especímenes hidrobiológicos protegidas. Se trataba de 578 pepinos de mar, 266 caballos de mar y 80 aletas de tiburón.

SERNAPESCA, a través de un convenio de cooperación con la Armada, realiza fiscalización permanente para evitar el comercio ilegal de especies protegidas, mediante desembarcos procedentes del mar.

Desde 2011 que Chile prohíbe el aleteo o “finning”. Esta cruel práctica consiste en cortar las aletas y lanzar el cuerpo del tiburón vivo al mar.

El ingreso de plantas vivas, tales como cactus, es generalmente con fines ornamentales para uso doméstico. Para el caso de los animales vivos, el principal objetivo es ingresarlos al mercado para ser vendidos como animales de compañía (mascotas). Ciertamente, los objetivos de este tipo de tráfico también pueden tener otras finalidades, tales como el uso en viveros de plantas o criaderos de animales, para ser exhibidos al público con fines comerciales. En el caso de especímenes no vivos, sus partes o derivados, se internan ilegalmente con distintos fines, muchas veces sólo con un interés de uso personal. Es así que, se internan instrumentos musicales, prendas de vestir, adornos, productos alimenticios, bebidas exóticas y artesanías, entre otros.

En China y en otros países asiáticos, son preciadas las aletas de tiburón provenientes de todas partes del mundo, incluidos los que habitan las costas de Chile. Con las aletas se elabora una popular sopa que alcanza un valor de hasta los 100 mil pesos. Además de ser un símbolo de salud y prestigio, se atribuyen a esta preparación falsas propiedades para curar el cáncer y un alto valor nutricional. Otra costumbre asiática, es ingerir el denominado “licor de cobra”. Con la variante de incluir alacranes, este licor se comercializa en Chile, por sus pretendidos atributos medicinales.

Entre 2009 y 2014, El SAG interceptó en frontera 660 especímenes de distinta índole. Cactus, pieles, animales embalsamados, instrumentos musicales, bebidas exóticas y animales vivos, entre otros. Destacan por la cantidad, el ingreso ilegal de charangos elaborados con partes de armadillos (quirquinchos).

Como recuerdos de viajes: artesanía y adornos.

Casos de instrumentos musicales elaborados con especímenes CITES son habituales. En el caso de las artesanías, hay ejemplos de complejas elaboraciones con partes corporales de caimán yacaré, pantera y aves de la selva lluviosa amazónica. También hay animales embalsamados que se utilizan como adornos.

Entre 2003 y 2014 Aduanas realizó 30.060 retenciones de especímenes de flora y fauna en controles fronterizos, por no contar con documentación legal CITES.

Existen tres especies de árboles chilenas protegidas por CITES en su máximo nivel de restricción de comercio (Apéndice I): la araucaria, el ciprés de las Guaytecas y el alerce. La Corporación Nacional Forestal (CONAF), Autoridad Administrativas CITES, fiscaliza en terreno que se cumpla con la prohibición de corta (alerce y araucaria) y de exportación (alerce, araucaria y ciprés de las Guaytecas) de estas especies emblemáticas de nuestro patrimonio natural.

Pese a los controles y monitoreo forestal, han habido casos de corta ilegal. Por ejemplo, en el sector de Huellelhue en la comuna de Río Negro, región de Los Lagos, Carabineros de Chile decomisó 13 basas de alerce verde, correspondiente a 7 árboles cortados de 20 metros de altura y 40 centímetros de diámetro. Para este y otros casos similares, las denuncias son fundamentales para detener a quienes infringen las leyes.

Durante 2014, Carabineros de Chile realizó 15 procedimientos vinculados al tráfico de especies CITES: 12 por denuncia y 3 por detención infraganti.

Muchas veces en los controles fronterizos o las fiscalizaciones en territorio nacional no permiten una rápida y certera identificación de la especie que se intenta comercializar, importar o exportar. Fue el caso de funcionarios del Servicio de Aduanas en el Puerto de San Antonio en abril de 2007. Luego de realizar una inspección de rutina a un contenedor procedente de China, descubrieron un total de 17 cajas de cartón con 545 kilos netos, las que contenían aproximadamente 2.650 mariposas listadas en CITES. Según Aduanas el valor comercial de este decomiso alcanzaba los 30 millones de pesos.

El reconocimiento de especímenes CITES, sean animales o plantas vivas, especímenes muertos, sus partes o derivados, muchas veces no es un proceso fácil. Los inspectores deben recurrir a su experiencia y manuales especializados. Pero, generalmente, se recurre a las Autoridades Científicas CITES chilenas: un grupo de científicos especializados en el reconocimiento de especies a través de diversas técnicas y métodos. El Museo Nacional de Historia Natural (MNHN) para el caso es el encargado de identificar especies de flora no maderable y fauna terrestre; el Instituto Nacional Forestal (INFOR) para el caso de es el encargado de identificar especies de flora maderable; y el Laboratorio de Elasmobranquios (ELASMOLAB) del Instituto de Ciencias Marinas y Limnológicas de la Universidad Austral, para el caso de es el encargado de identificar especies hidrobiológicas.

CITES protege a 51 especies de mariposas. Destacan las especies conocidas como "mariposas alas de pájaro", llamadas así por su gran tamaño y envergadura de sus alas.

Avaricia, indiferencia, ignorancia. Según John Scanlon, Secretario General de la CITES con sede en Ginebra (Suiza), estas son las tres razones que explican los crímenes contra la vida silvestre.

El tráfico de especies CITES, en ausencia de una legislación adecuada que lo sancione en forma efectiva, así como una ciudadanía informada y activa que lo denuncie, genera altos retornos y bajos costos. La caza furtiva de la vicuña en el norte de Chile, es un lamentable ejemplo. Su preciosa lana está relacionada a un mercado ilegal en donde hay compradores dispuestos a pagar por cada kilo sin procesar 250 mil pesos; o hasta 20 millones de pesos por un traje italiano de la misma lana (Fuente: BBC, Los Angeles Times).

Según estimaciones de las Naciones Unidas, anualmente el tráfico de vida silvestre reporta 20.000 millones dólares.

La Convención CITES entrega un marco normativo a los países signatarios, que les permite disponer de la mejor manera posible a los especímenes confiscados ilegalmente comercializados. Es así que, existen distintas opciones para la entrega de animales a centros de rescate o rehabilitación, centros de exhibición, devolución al país de origen o procedencia, entre otras. Para el caso de especímenes muertos, sus partes o derivados, también existen distintas alternativas para su disposición, que generalmente busca mantenerlos en lugares que permitan la investigación y/o educación.

Las ONGs cumplen un rol de apoyo en temas relacionados con la Convención.